Cual uso (la elección)

¿Cual elijo?

La elección de la línea de vida debe hacerse con rigor y no supeditados únicamente a criterios ecomómicos. Siempre deberemos considerar la posibilidad de la instalación de una protección colectiva.

Una vez descartada la protección colectiva habrá que valorar la «frecuencia» de acceso, el tipo de trabajo a realizar y la superficie a proteger.
Sí la frecuencia es muy baja (puntual) y en un lugar muy específico, tal vez sea buena idea contratar los servicios de una empresa especializada en trabajos verticales.

En cualquiera de los casos es de suma importancia consultar a «empresas especializadas».

Factores a tener en cuanta

Esfuerzos generados: Al que se somete la estructura dónde se instalan los anclajes, tensión absorbida por el sistema, flecha del cable, despliegue del absorbedor de energía, etc.

Distancia de caída: Distancia del sistema respecto a la zona de anclaje o trabajo, longitud de las líneas, distancia de caída libre abstáculos que puedan reducir la distancia de caída, etc.

Número de personas: Refiriendose a la cantidad máxima de operarios que trabajarán simultáneamente en la línea.

Tipo de sistema: Dependiendo de si el sistema a instalar es horizontal, vertical o punto fijo.

Puntos de acceso: Deberá preveerse un acceso seguro a la línea, de forma que los trabajadores puedan anclarse antes de estar sometidos al riesgo.

Diseño del recorrido: Se debe permitir que los trabajadores realicen las operaciones sín desconexión y se deben evitar los pasos sobre lucernarios, zonas acristaladas, etc.